Guy Jaouen - Debates y perspectivas para los deportes y juegos tradicionales

logo Tradwoc

Nota: Este texto está extraído del libro “TRADITIONAL WRESTLING, OUR CULTURE (LUCHA TRADICIONAL, NUESTRA CULTURA)” (páginas 8 a 15) elaborado para inmortalizar el proyecto europeo TRADWOC (Establecimiento de redes transregionales) realizado entre 2016 y 2018 en el Sudeste de Europa.

Debates y perspectivas para los deportes y juegos tradicionales

Guy Jaouen, project manager, researcher.

 

a) ¿Qué son los deportes y juegos tradicionales (Tradictional Sports & Games, TSG)?

"Un juego no es solo un juego. Es parte de un todo. Es parte de una cultura. Tiene historia, un objetivo, un pueblo, un propósito, una estructura, una filosofía y una estrategia. Tiene características y reglas; tiene rituales, ritmos, dimensiones, moral y está vinculado a un entorno específico. Tiene dimensiones educativas; se puede estudiar desde un punto de vista científico o artístico ", dijo Sean Egan, un amigo irlandés, criado en el idioma gaélico, que luego emigró a Canadá.
El término "tradicional" (juego) es una palabra agregada para significar que la práctica es transmitida por la población de una zona cultural particular y que se puede llamar comunidad lúdica o comunidad de jugadores. Juegos populares, juegos deportivos de tradición cultural, deportes culturales, son otras denominaciones.
Juegos tradicionales como patrimonio cultural inmaterial
Las prácticas sociales llamadas juegos tradicionales son creaciones de una cultura y frutos de una historia particulares. A menudo descienden del territorio local o regional, son de hecho la expresión de una forma de vida y de actuar, de una forma de comunicarse con los demás. Vinculados a viejas creencias, inspirados por rituales sagrados, los juegos deportivos tradicionales se encuentran entre las actividades culturales más significativas de una sociedad de la cual son testimonio. Son parte del corpus patrimonial de una cultura. Estas prácticas hacen resurgir etapas enraizadas en la memoria profunda del grupo social que permanece viva a través de la memoria de los gestos corporales. Es un patrimonio que cada niño puede revivir en el momento de sus relaciones de juego con otros niños.
Los TSG, junto con otras actividades lúdicas de la tradición cultural, revelan las características más profundas de la cultura interna a la que pertenecen. Además, a través de sus reglas, uno puede descubrir en parte diferentes concepciones de la vida: tolerancia y agresividad, puesta en valor de la imagen del hombre y la mujer, vínculo con la naturaleza y los instrumentos, forma de tratar a los animales, lugar dado en la vida social al espíritu de cooperación y competencia.
Estas prácticas del juego (lúdicas) son al mismo tiempo universales, por sus estructuras de funcionamiento, y locales, porque cada cultura modela sus actividades de acuerdo con su propio "habitus" (el determinismo cultural y social).
Son elementos defendidos a partir de la Convención de la UNESCO de 2003 para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (PCI/ICH). Como resultado, la comisión para el ICH de la UNESCO ha reconocido en los últimos diez años algunas prácticas TSG: castells, torres humanas de Cataluña (España), lucha tradicional turca con aceite de Kirkpinar, los juegos del festival Nadaam en Mongolia, los ejercicios de Zurkhaneh en Irán, etc.
Promoción de la práctica y nivel de deportividad respetuoso del contexto cultural.
En 2009 se organizó en Teherán una importante reunión en nombre de la UNESCO. Esta reunión fue organizada para construir una plataforma de desarrollo para los deportes y juegos tradicionales (TSG) a nivel mundial. La agenda incluía formar un comité de expertos cuyo rol sería supervisar las acciones de esta plataforma para los TSG, y también elaborar una definición de juegos tradicionales que generaría el siguiente texto:
"Los juegos tradicionales son actividades motoras de ocio y recreación, que pueden tener un carácter ritual. Derivados de la identidad regional o local, forman parte de la diversidad del patrimonio universal. Practicados de forma individual o colectiva, se basan en reglas aceptadas por el grupo que organiza actividades, competitivas o no. Los juegos tradicionales tienen un carácter popular en su práctica y en su organización, pero si se convierten en deporte tienden a uniformarse e institucionalizarse.
Para poder comparar, según la definición de Parlebas, el deporte moderno es una práctica que tiene:
- una acción motora
- una regulación escrita idéntica para todo el planeta
- una selección organizada por competiciones y campeonatos
- una institucionalización a través de federaciones globalizadas
El siguiente gráfico muestra la pirámide de la deportización. El vértice es el punto de origen del proceso y la base se extiende hasta una alienación completa. A medida que aumentan los elementos de la regulación global, la base se vuelve más amplia y rígida, en la que se prohíbe cualquier “fantasía”. Se prima La "seriedad". También nos alejamos del sistema de democracia participativa que implica a las personas involucradas en la organización de la práctica.
Por lo tanto, cuando una federación aumente más su regulación y se aleje más del espacio y el espíritu de la Fiesta, ya que representa el evento inesperado (el deporte quiere eliminar este aspecto cuando no puede domarlo); cuando aparezcan agentes externos a la práctica, existe el riesgo de que la organización olvide los orígenes fundacionales de la práctica: las relaciones socioculturales y las emociones entre seres humanos que comparten la misma cultura.

trjkt

El proceso de Deportización: "Es la transformación total de un juego, o una actividad física, en un deporte, regulado por reglas y normas, todo ello legitimado por las instituciones", dejaron escrito Elias & Dunning.
Sin embargo, debemos considerar que la Deportización no es un proceso inevitablemente binario y rígido que debe resultar en extremos como lo ilustran Ellias y Dunning. Si consideramos que hay varias etapas en el proceso de Deportización que a menudo son necesarias para salvaguardar los TSG, estos solo pueden construirse cuando sea necesario. Todo debe ser decidido por los actores locales de acuerdo con sus necesidades, deseos y costumbres. Es importante comprender que cada paso es una alteración de la estructura social anterior, de modo que cada decisión sobre las reglas o la organización debe analizarse cuidadosamente. Por ejemplo, la introducción de árbitros en un juego impide la negociación entre jugadores y, por supuesto, afecta a uno de los roles anteriores en los juegos tradicionales, lo que sirvió para reducir la presión social (en el caso de la lucha, el auto-arbitraje no es un proceso simple).

b) Debilidades y fortalezas de los deportes y juegos tradicionales

El cambio de siglo XX vio el advenimiento del deporte moderno con la extinción progresiva de cientos de prácticas populares locales que hoy conocemos como "juegos tradicionales". Estas prácticas simplemente habían venido siendo ignoradas, tanto por las autoridades como por las universidades.
Mucha gente considera que la mayoría de estos juegos populares han desaparecido, permaneciendo solo en fotografías de un mundo pasado. Sin embargo, sabemos que muchos, o la mayoría de ellos, continuaron transmitiéndose localmente, sobre todo en las fiestas locales. Posteriormente algunos juegos se estructuraron en pequeñas federaciones, otros permanecieron en la práctica ritual y festiva, y finalmente muchos casi desaparecieron. En este último caso, debemos considerar que aún a menudo viven en la memoria colectiva.

¿Cuáles son las tendencias que amenazan el mantenimiento de los TSG?
Muchos juegos populares han desaparecido como resultado de la represión directa. De hecho, en muchos países fueron condenados como pasados de moda, obsoletos, reaccionarios e incompatibles con la modernidad del sistema dominante, de los cuales forma parte el del deporte.
La represión indirecta no ha sido menos efectiva a través de:
El rechazo del sistema escolar y los medios de comunicación que dan como resultado una falta de información y un interés mermado dentro del sistema escolar. Con una falta general de visibilidad, esta imagen desactualizada como TSG conduce a una disminución general de la participación.
La expropiación de sus espacios y áreas de expresión en las ciudades o en el campo a menudo se justificaba por la modernidad que tenía que establecerse.
La marginación económica y social resuelta en una falta de apoyo financiero y poco interés por parte de los patrocinadores y, por reacción, en una cantidad limitada de jóvenes voluntarios. Por lo tanto, los TSG generalmente se clasificaron como algo no prioritario en los planes de políticos y financieros.
Descontextualización. Algunos juegos se han integrado en el sistema de deportes de rendimiento con una estandarización impuesta. Este proceso generalmente redunda en una pérdida de significados y vínculos con la forma de vida habitual. Otros juegos han sido explotados para estrategias y objetivos externos, a menudo para servir como ejercicios preparatorios que conducen a deportes globalizados.
Folklorization. Un conservadurismo riguroso también amenaza a los juegos con la interrupción a menudo de su transmisión a las generaciones jóvenes. La folclorización o la musealización pueden desconectarlos de su contexto social y cotidiano, y transformarlos en meras atracciones populares.
Frente a las tendencias de depreciación y la hostilidad, el futuro de los TSG tiene que construirse sobre un innegable significado social y cultural.
De hecho, debemos considerar que la Ludo-diversidad, sea, la diversidad cultural representada por la cultura lúdica y las festividades tradicionales de los seres humanos (teatro, artesanía, música, cultura física, expresión corporal, etc.) es una riqueza que es necesaria para preservar y desarrollar para nosotros mismos y para las generaciones venideras.
Los TSG son lugares de reuniones, intercambios y experimentaciones entre las diferentes generaciones. Es una fuente indispensable de enriquecimiento individual y colectivo porque para saber hacia dónde nos dirigimos, es necesario saber primero quiénes somos y de dónde venimos.
El equipo necesario para la práctica de juegos populares suele ser barato y simple. Esta realidad facilita la dinámica social de los juegos al tiempo que ofrece un potencial de realizaciones muy variadas para los proyectos sociales locales, así como la realización del material o las áreas para los juegos.
Por su diversidad, los TSG forman un campo propicio para el entrenamiento. Como "escuela para la vida", pueden traer una renovación de las prácticas educativas: juegos de intercambio en lugar de juegos de competencia.
Los TSG participan activamente en la salud física y mental del ser humano y contribuyen a la sensación de bienestar. Son elementos que benefician a la "salud global" tal como la define la Organización Mundial de la Salud (OMS), un punto fundamental para la protección de la "salud social" de una comunidad.
Los juegos y deportes de tradición cultural también son importantes bajo el aspecto dinámico. Forman una especie de filosofía por la cual vivir y decidir juntos es una forma de vida para el grupo: el "Nosotros". De hecho, también son, por el vínculo con la comunidad lúdica de una región, la base de la expresión de una fuerte sociabilidad. Esto deviene pues en una fuerza para la propuesta, producción y energía intelectual.

c) Proteger y promover los TSG, pero ¿con qué objetivos?

Hemos visto que los TSG tiene algunos activos. El trabajo realizado en los últimos treinta años comienza a dar sus frutos en Europa y numerosas instituciones parecen estar conscientes y preocupadas. Por lo tanto, los juegos tradicionales se hallan en un delicado cruce de camninos. ¿Qué dirección tomará el movimiento de restauración? Aquí hay algunos puntos par el debate.
Si escuchamos únicamente a los "modernistas", es alto el riesgo de que los diferentes fenómenos negativos mencionados anteriormente se amplifiquen, con una mayor marginación para las prácticas de los TSG. La norma sería entonces solo copiar el sistema deportivo globalizado mientras se aplica al máximo el proceso de deportización, con la adopción de todos los asuntos relacionados con él, incluida la estandarización. Es una forma de reproducción del modelo económico actual y la solución fácil para algunas personas, pero sabemos que la globalización conduce inexorablemente a la estandarización y que estos dos fenómenos están asociados. Sin embargo, también es bien sabido que el deseo de diferenciación a través de la originalidad y el logro personal es el motor de la Humanidad. La situación parece paradójica.

Es fundamental enteder un primer punto: si tenemos 100 TSG similares, la estandarización tendrá como objetivo reducir este número a uno. La globalización de la actividad es necesaria para garantizar su uso como actividad comercial y/o para ser incluido en el programa olímpico. Sin embargo, es necesario ser realista y conocer el siguiente punto de acuerdo con la Carta Olímpica: "Para ser incluido en el programa de los Juegos Olímpicos, un deporte debe cumplir con los siguientes criterios: Sólo los deportes ampliamente practicados por los hombres en al menos setenta y cinco países y en cuatro continentes, y por mujeres en al menos cuarenta países y en tres continentes, pueden incluirse en el programa de los Juegos de la Olimpiada". Esta condición muy restrictiva muestra que la cima a escalar es enorme y muy pocos juegos podrían alcanzar este objetivo. Se arriesgan a abandonar su alma en este proceso en beneficio de una gloria muy hipotética.
El punto anterior muestra la incompatibilidad entre la globalización y la noción de patrimonio cultural inmaterial. Esto introduce otros dos puntos importantes. Primero, recordamos que este proceso ya ha eliminado cientos de juegos. Los ejemplos son numerosos comenzando a mediados del siglo XIX. El "Bowling estadounidense" es un tipo de juego de bolos (aunque el término no lo indica), su promoción ha marginado y/o contribuido a la desaparición de entre al menos 150 y 200 juegos de bolo tradicional en el oeste de Europa. En segundo lugar, existe un proceso de creación de "juegos nuevos" a partir de prácticas tradicionales, con un objetivo comercial para la oferta de recreación en las grandes ciudades. Estas prácticas son, de hecho, invenciones que no pueden reclamar un vínculo real con el Patrimonio Cultural Inmaterial de ningún TSG en particular.
Por lo contrario, una drástica deportización de los juegos tradicionales en los deportes institucionalizados conducirá inexorablemente a las prácticas que valorizan en gran medida la competencia misma y el sistema de dominación. Sin embargo, en este punto, es necesario preguntarse muy seriamente sobre los reflejos creados por reuniones deportivas únicamente competitivas durante varias generaciones, donde el objetivo siempre fue dominar al Otro. Sabemos que es la reproducción del sistema económico con tendencia monopólica, pero la introducción de este espíritu antagónico en la mente de la juventud es un elemento que es necesario considerar con mucha atención. Eso es por lo que el intercambio equitativo, equilibrado, respetando las culturas, sin idea de dominación o expansionismo propuesto a través de reuniones de los TSG es mucho más eficiente para el progreso de la democracia en el mundo que ese donde el modelo dominante quiere imponer su idea, el de campeones o modelo de democracia por la fuerza.
Independientemente de la dirección que tome una práctica, los líderes deben tener conciencia de que sin el apoyo de la comunidad lúdica, el contrato social debe considerarse roto. Esto se une a la nota del filósofo de los juegos, Johan Huizinga, quien escribió que el deporte tradicional es una acción desprovista de cualquier interés material cuando se asocia profundamente con una cultura como un pasatiempo. Eso significa que la introducción de una lógica en la que las personas adaptan este sistema en su propio beneficio corresponde a una desviación de propiedad, una o más personas apropiándose del bien colectivo sin el conocimiento de los demás, que se consideran poseedores de los elementos intangibles de su cultura.
Hay numerosas formas alternativas de explorar. Veamos algunas pistas sin cerrar otras que las futuras generaciones estarán en situación de desarrollar.
Sabemos que el mundo que hemos desarrollado durante los últimos dos siglos privilegió el sistema de competencia. Es el más fuerte quien decide. Sin embargo, los desafíos ecológicos y humanitarios que aparecen a medida que se agota la Tierra muestran que será necesario reformar profundamente el sistema. Desde un sistema de búsqueda de dominio, será (debería ser) probablemente necesario desarrollar y adoptar un sistema global de intercambio, donde volveremos a los valores humanos que aún se pueden experimentar en las comunidades lúdicas. Los juegos y deportes de la tradición cultural podrían funcionar como laboratorios o campos de experimentación social para el futuro.
De otro lado, dado que muchos juegos tradicionales tienen una vocación similar más allá de las fronteras estatales, en contextos festivos a menudo tan similares, en realidad son portadores de una dimensión humana universal. Esta atractiva diversidad abre nuevas perspectivas para el desarrollo del turismo cultural porque hay un interés sustancial por los TSG. Esto está relacionado con el impulso general hacia una necesidad de autenticidad, el descubrimiento de las raíces, la simplicidad y la cordialidad.
Los trabajos de investigación sobre la aplicación educativa, deportiva y recreativa de los TSG aún son escasos en muchos países. Necesitamos elaborar y fortalecer los cimientos del conocimiento que nos ayudan a estudiar, comparar y analizar los TSG. Es necesario generar y apoyar algunas vocaciones para hacer publicaciones: libros, enciclopedias, películas, sitios web, etc. También se debe desarrollar la investigación científica. Lo mismo es válido para la inclusión de los TSG en las escuelas y para el desarrollo de actividades socioculturales para adultos y para el turismo. Para la gestión exitosa en estos campos, tenemos que desarrollar cursos de capacitación para animadores socioculturales, monitores y profesores de deportes.
Todas estas tareas generarán el establecimiento de desarrollos sociales y económicos, como la integración social en los distritos, la animación local, el turismo, el ocio deportivo, las festividades y la revitalización de las zonas rurales.
Podemos ver que el futuro de los TSG encontraría muchas ventajas en el desarrollo de modelos vinculados a la cultura y la educación. Se pueden promocionar al menos en dos direcciones:
- El desarrollo de federaciones regionales o trans-regionales (transfronterizas) siempre con el fin de permanecer vinculadas con la comunidad lúdica relacionada (y, por lo tanto, el PCI), incluso dentro de la diáspora.
- La transmisión de los TSG a los jóvenes mediante la introducción de las prácticas más importantes en los programas escolares.
Todas las contribuciones presentadas durante el proyecto TRADWOC son elementos de apoyo para la construcción de políticas de promoción.
Los TSG son herramientas de responsabilidad de los ciudadanos, herramientas de educación y herramientas para la transmisión de valores sociales a los jóvenes. Los deportes y juegos tradicionales son más que juegos: ¡son herramientas para el futuro!

pdfDebates_y_perspectivas_para_los_deportes_y_juegos_tradicionales_-_es.pdf


Print